Articles Parcelas en el espacio
 

Entrada
La Web
Bitassa
E-Mail

 
Navegando a la deriva por el ciberespacio, puedes comprar una parcela en el espacio --sin ciber-- y de paso, salvarte del fin del mundo. En Internet todo es posible.

Cada vez que cambian las cifras del año en el calendario nos entra aquel gusanillo de predecir cosas. Según el dígito modificado, los augurios pueden ser optimistas o pesimistas... cuanto más a la izquierda se encuentre la nueva cifra, más pesimistas serán las predicciones. Así, cuando solo cambian las unidades, los pronósticos se limitan a las cosas que podemos mejorar: "año nuevo, vida nueva". Pero cuando cambia el lustro, el siglo o, peor aun, el milenio, los avisos de catástrofes de todo tipo ponen a prueba una y otra vez nuestro aguante.

Y como era de esperar en las puertas de un nuevo milenio, resulta que el mundo se acaba y mal. Para que estos presagios surjan efecto, suele recurrirse a algo contundente y desconocido, que habitualmente proviene de los cielos, siempre tan enigmáticos y llenos de sorpresas. Ahora ya no es el dios de turno disgustado con los humanos descarriados, sino algún asteroide, cometa o cuerpo celeste que chocará irremediablemente contra la Tierra enviándolo todo al traste. La desventaja de este tipo de catástrofes es que no se pueden evitar con un simple arrepentimiento y luego ya veremos, hasta el nuevo milenio. Hemos de buscar soluciones más drásticas, como ir pensando en mudarnos a algún otro lugar más tranquilo. Por ejemplo, la Luna.

 

Compre una parcela en la Luna

Una persona previsora no se presenta en la Luna sin ton ni son. Antes de emprender tan largo viaje y, además, con la intención de quedarse, es muy importante tener un lugar donde ir. Y si es de propiedad, mejor todavía. En Moon Shop (http://www.moonshop.com/) te venderán 10 "sercas" por sólo 15.99$. Piensa que 10 "sercas" equivalen a 1.777,58 acres. Para hacernos una idea terrenal, un acre "es más grande que un campo de fútbol (...) de todos modos, el espacio suficiente para una piscina". Las parcelas a la venta están en el lado visible de la Luna y teniendo en cuenta que el agua se ha encontrado en el lado oculto, es muy difícil que puedas llenarla. Pero eso si, podrás echar mano de un telescopio y contemplar tu propiedad tantas veces como quieras. Y si cuando mires descubres que te ha tocado un cráter poco soleado y sin vistas, dispones de treinta días para reclamar tu dinero. De todas formas, recuerda que eres el propietario de todos los minerales de tu terreno y los cráteres van buscados. En Moon Shop no garantizan nada, pero "teniendo en cuenta la frecuencia de los cráteres en la Luna, es muy probable que le toque alguno".

¿Y si cuando llegas a la Luna te piden los papeles? Ningún problema. A los 15.99$ dólares, tienes que añadir 1,16 de Impuesto Lunar que garantizan que todo está en regla. Además recibirás tres documentos en papel pergamino simulado y listos para enmarcar y "poner verde de envidia a cualquier visitante de su hogar u oficina", asegura el vendedor. Y si la idea te parece magnífica, puedes comprar una ciudad y prepararte para ser alcalde, gobernador o cualquier otra cosa --piensa que en la Luna todo esta por hacer--. Date prisa, porque solo hay 19 y valen 4.500$ cada una.

 

...O en Marte

La Luna esta muy vista, demasiado cerca y además, solo es un satélite. Un lugar más lejano y exclusivo, preferentemente un planeta, puede ser una opción más interesante. "En comparación con las propiedades lunares, por ejemplo, las propiedades en Marte son perceptiblemente mas grandes. En primer lugar, Marte es mas grande que la Luna. Además, no hay divisiones entre la cara visible y oculta porque Marte rota por si mismo" son las razones que dan en Mars Shop (http://www.marsshop.com). Esto hace posible que, por 15.99$ mas 1.51$ de Impuesto Marciano y 10$ de gastos de envío, puedas conseguir 3.125 "selims", equivalentes a 2.000 acres o "el espacio suficiente para hacer una gran piscina".

Pero hay una pega; la posibilidad de encontrar vida. En Mars Shop avisan: "Podemos estar seguros de que no hay vida en la Luna, pero no podemos asegurar que no haya vida en Marte (...) Si compra una propiedad en Marte y encuentra allí una pequeña cosa verde que le dice "no le queremos aquí", desafortunadamente sus veinte dólares habrán sido una mala inversión. En la Embajada Lunar, estamos orgullosos de respetar todas las formas de vida del universo (...) si, eso incluye microbios".

Otra limitación para los amantes de los enigmas está en que las zonas donde se encuentras la "Cara de Marte" y las "Pirámides de Marte", no están a la venta. "Creemos firmemente que deben permanecer para el bien de la humanidad. Sería irresponsable por parte de la Embajada Lunar vender estas áreas históricas de interés general". De todas formas, en el web encontrarás un ejemplo de lo que podría ser el paisaje que se vería desde la ventana de tu habitación en Marte: rocas y mas rocas... y con un poco de suerte, podrás orientarla hacia la cara en la parcela de al lado.

 

Una inversión de futuro

Si comprar propiedades en el espacio te parece precipitado y crees que el fin de la Tierra todavía queda lejos, piensa en tu descendencia. Cuando ir a la Luna, Marte o las estrellas sea una excursión de fin de semana, tu prole recordará con admiración aquel antepasado visionario que supo comprar una parcela a tiempo, antes del boom inmobiliario que puso el precio de las propiedades intergalátcicas por las nubes... de polvo cósmico, claro.

 

 

[ Entrada | Articles | Bitassa | E-Mail ]